Noticias

Los arriendos ahogan a las ciudades de Europa

“Hace cuatro años, pagaba US$ 1.000 de arriendo por una habitación en una casa compartida con cuatro personas en Londres. El precio de la renta depende de dónde vives, pero en Londres es extremadamente alto. Comprar una casa es un proceso que se ha vuelto cada vez más lejano por lo que la mayoría de los jóvenes vive mayor tiempo con sus padres. Ahora es muy normal vivir en la casa de tu familia hasta los 25, 26 y hasta 27 años”, cuenta a La Tercera Robert Wearden, de 35, profesor inglés que reside en Manchester.

Ante los altos precios de las viviendas, los europeos se transformaron en “inquilinos”. Sin embargo, el problema los persigue, ya que el mercado de arriendos en las principales ciudades de la Unión Europea (UE) mantiene un incontrolado aumento.

La Oficina Europea de Estadística muestra que en Suiza el 58,7% de la población arrienda, en Alemania el 40% y en Dinamarca la cifra llega al 37,7%. Citando un estudio del Banco de España, el diario El País señala que Reino Unido, con el 27,8%, lidera la lista de países con más sobrecarga del gasto en vivienda, o sea, hogares que destinan más del 40% de su renta neta a arriendos. A continuación aparecen Grecia (24,8%) y España (24,7%). Sin embargo, la situación es más crítica en las familias de bajos ingresos: en Grecia el 68,6% gasta más del 40% de su renta neta en alquiler, seguida por España (63,9%) y Reino Unido (59,2%).

Frente a esta “burbuja inmobiliaria”, ciudades como Berlín, Londres y París se han visto obligadas a controlar el valor de los arriendos. En 2015, la capital alemana puso en vigencia una ley de control de alquiler, que prohíbe a los propietarios aumentar los precios más de un 10% que el promedio local. A pesar de esto, la ahora exministra de Justicia, Katarina Barley, reconoció que entre 2015 y 2017 los arriendos en el centro de Berlín subieron un 10%, mientras que antes de la norma lo hicieron a un ritmo anual del 4%.

Frente a las protestas desatadas contra la especulación de precios y eventuales abusos inmobiliarios, Alemania dio un nuevo paso el pasado 18 de junio al “congelar” durante cinco años los precios de arriendos en base a los valores de referencia que varían por zonas. A la compra de 670 departamentos de la avenida Karl Marx, a fines de septiembre, Berlín compró 6 mil viviendas sociales para frenar el alza.

“La situación en Berlín es dramática, ya que los arriendos aumentaron entre un 50% y 100% para nuevos contratos y sólo el 15% es dueño de su vivienda. Sin embargo, hay muchas personas con contratos antiguos que tienen alquileres muy baratos y, debido a las estrictas leyes de control de arriendos en Alemania, el mercado para nuevos arrendatarios es aún más limitado. A Berlín ha llegado una gran cantidad de personas no solo desde Alemania, sino también desde el extranjero. Por ello, algunos expertos ven una burbuja con potencial de reventar”, dice a La Tercera Utta Seidenspinner, autora del libro Wohnwahnsinn (Locura residencial), que aborda la explosión de los arriendos en los últimos años y el temor ante las constantes alzas de precios en Alemania.

Similar situación se vive en Francia. Ante el aumento de precios, la dificultad para encontrar arriendos y escasez de inmuebles, París volvió a controlar los valores de los alquileres con la ley Elan. La controvertida norma aprobada durante el gobierno de Françoise Hollande fue suspendida por un tribunal en 2017, pero comenzó a regir nuevamente desde inicios de julio.

Así, según esta ley, el alza del arriendo no podrá ser mayor al 20% del precio referencial para nuevos contratos. Se estima que de los 2,2 millones de habitantes de la capital francesa, 80.000 firman nuevos acuerdos de alquiler cada año y más de 12.000 “huyen” ante la falta de hogares disponibles. En París, los arriendos superan la media nacional y es común ver cuartos que incluyen en escasos metros cuadrados un dormitorio, baño y cocina por más de US$ 2500.

Con la normativa, los arrendadores tendrán dos meses de plazo para cumplir la ley, de lo contrario enfrentarán multas que fluctúan entre US$ 5.500 y US$ 16.000.

Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us
LinkedIn
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *